VICTIMAS EN EL PROCESO PENAL: UN RESCATE AL ESTILO THAM LUANG

PRIMERA PARTE

El desarrollo tecnológico de la actual sociedad, ha permitido que el mundo fuera testigo del extraordinario trabajo realizado por buzos, médicos y rescatistas de varios países del mundo para salvar 12 niños y su entrenador atrapados desde el 23 de junio hasta el día 10 de julio del año en curso en la cueva “Tham Luang” en Tailandia.

Los 13 seres humanos atrapados pasaron de personas normales a víctimas en este caso de la naturaleza. Si la victima de que se trate lo es a consecuencia de una acción delictiva se considera “Victima en un proceso penal”.

¿Qué pasiones humanas despierta el hecho de que una persona sea víctima? Al parecer observando las pasiones que el mundo mostró en el rescate de los niños de Tailandia y su entrenador, los sentimientos se entrecruzan con afección, afecto, conmoción, impresión, emoción, pasión, simpatía, etc.

Según el Código Procesal Penal Dominicano en su artículo 83 víctima es la “persona ofendida directamente por el hecho punible; el cónyuge o unido consensualmente, hijo o padre biológico o adoptivo, parientes dentro de tercer grado de consanguinidad o segundo de afinidad, a los herederos, en los hechos punibles y cuyo resultado sea la muerte directamente de la persona ofendida, o una imposibilidad física de ejercer directamente la acción; los socios, asociados o miembros, respecto de los hechos punibles que afectan a una persona jurídica, cometidos por quienes la dirigen, administran o controlan”.

Desde un punto de vista imparcial-solo había postulado del lado del imputado-la víctima en el proceso penal dominicano despierta sentimiento lastima-sentimiento de tristeza y ternura producido por el padecimiento de alguien-debido a los padecimientos que sufre esta parte del proceso penal. Pues además de haber sufrido un daño directo o indirecto, la víctima se enfrenta a los subsiguientes daño causado por el sistema de justicia penal dominicano, el cual se convierte en una cueva con laberintos llenos de aguas putrefactas que la victima debe atravesar, pero sin un oxigeno, ni un buzo que le guíe

Es que luego de haber sufrido el daño directo o indirecto por el hecho punible, el primer escollo que debe superar es el de presentar la denuncia del hecho, en ese momento si lo hace ante la Policía Nacional se encontrara con unos agentes indolente ante la situación que está presentando, vejada en la mayoría de los casos, debe esperar durante largas horas hasta que el escribiente llegue que está en una reunión con el superior. Cuando llega el escribiente la computadora está dañada o quien sabe utilizarla no está de puesto ese día, llegando en ocasiones a plantearle que vuelva luego. En fin la víctima del delito, ahora es víctima de las autoridades que deben protegerla.

Si la victima opta por interponer su denuncia por ante el Ministerio Publico la espera será interminable, se forman aglomeraciones en los departamentos de denuncias de las oficinas del Ministerio Publico que es imposible que una persona-victima que intenta denunciar un hecho punible pueda regresar el mismo día a otras labores sea de trabajo u hogar, pues en la mayoría de los casos debe disponer del día completo para esa diligencia. Cuando por fin tiene el turno para hablar con el funcionario que le tomara su declaración puede encontrarse con las siguientes trabas:

A) Debe dirigirse a la fiscalía barrial más cercana;

B) Ese caso debe esperar a que llegue el fiscal de turno;

C) Debe buscar un abogado para que le asista. Entre otras dificultades que si no fuese por la vulnerabilidad que padece, podría convertirse fácilmente en victimario debido al hartazgo a que la llevan.

Si por fin le reciben la denuncia, la victima inicia la parte más dramática de su proceso, esperar que las autoridades del Ministerio Publico le den curso a la investigación, éste proceso que debería ser de oficio en los casos de acción pública, se convierte en el mas traumático para la persona que sufrió el daño por el hecho punible, pues en muchos de los casos los investigadores solo recuerdan el hecho denunciado cuando la víctima luego de pasar medio día esperando que lo reciban, es atendido por el fiscal investigado y es ahí cuando buscan la denuncia y miran el expediente.

La víctima en el proceso penal dominicano necesita ser rescatada al estilo las victimas Tham Luang en Tailandia.

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.