LA TEORÍA DE LA COLABORACIÓN MUTUA (Una propuesta para los estudiantes universitarios)

Mi inicio formal en el ámbito judicial fue el 19 de diciembre del año 2002, cuando fui designado como paralegal de la Fiscalía del Distrito Nacional, gracias a las recomendaciones de mi entrañable amigo y dilecto colega Carlos Felipe. Por aquellos años se había iniciado un proyecto de “Paralegales”: estudiantes de derecho que con un muy bajo sueldo, y a veces ninguno, auxiliaban a los ayudantes fiscales, como se le llamaba en aquel entonces (parece mentira que haya pasado tanto tiempo).
En ese entonces inicié como paralegal de la distinguida y fina dama, Licda. Rosa Núñez, quien era una de las fiscales que brindaban sus servicios en el Departamento de Querellas y Conciliaciones del palacio de Justicia de Ciudad Nueva. Allí permanecí como paralegal de varios fiscales durante 3 años, de los cuales el primer año fue honorifico (sin paga). Pero esa falta de salario se compensó extraordinariamente con los conocimientos prácticos que adquirí (claro que en aquel entonces yo no eran tan consciente de esto).
En ese proyecto de paralegales estuvieron excelentes compañeros que hoy en día, y gracias a dicha experiencia, son notables profesionales de la abogacía así como jueces, fiscales y defensores públicos. Destacan los casos de José Germán, Anyily Hernández, Gregorit Martínez, Flor Rosario, entre otros que, por razón de espacio no podemos mencionar. Todos aplicamos la buena práctica de tender la mano amiga para adquirir esa experiencia práctica que es tan importante para poder ejercer la abogacía.
El proyecto de paralegal debe ser retomado por dos razones muy básicas. En primer lugar, para nadie es un secreto que el déficit presupuestario conlleva a que las instituciones públicas o privadas no tengan el personal suficiente en cada área para brindar un servicio más eficiente y de mayor calidad.
Y, en segundo lugar, la falta de practicidad con la que egresan de las universidades los recién graduados abogados impide que estos se inserten inmediatamente en el mercado laboral.
Es decir, hay una carencia tanto de los servicios públicos o privados como de experiencia y practicidad de los estudiantes de término y los abogados recién graduados.
Esto disminuiría con lo que he denominado: La Teoría de la Colaboración Mutua. Esta teoría plantea que los estudiantes o los recién graduados participen a modo de pasantes o paralegales en las diferentes instituciones públicas o privadas con el objetivo de adquirir experiencia y practicidad de lo teóricamente aprendido en las universidades.
De ese modo, las instituciones llenarían ese vació dejado por la falta de personal y eficientizarían sus servicios aprovechando los pasantes o paralegales quienes a su vez adquieren la experiencia práctica que les brindarán las destrezas básicas para el ejercicio de la abogacía. Es decir, se auto colaboran mutuamente a satisfacer sus respectivas necesidades con un mínimo de compromiso y un máximo de provecho.
Lo mismo aplica para las oficinas de abogados, las cuales en su inmensa mayoría requieren de pasantes o paralegales para, no solamente recibir colaboración y auxilio en sus diversas gestiones, sino para ofrecer todo el conocimiento práctico que brota constantemente en sus quehaceres.
Finalmente, es preciso destacar que muchos abogados recién graduados se desilusionan ya que no generan ingresos económicos de su profesión, o porque no consiguen casos o porque no saben qué hacer en cada caso. Nada más desgarrarte y desalentador que esa realidad. Por eso, esta propuesta va dirigida a los fines de que aquellos que quieran realmente ejercer la abogacía adquieran esas destrezas que les brinda la practicidad en la función de paralegales. Con esto adquieren los conocimientos necesario con el que se embarcaran en la proeza de ejercer el área de la abogacía a la cual quieran dedicarse.
En mi experiencia, sin lugar a dudas que mi función como paralegal fue de gran provecho; por eso, exhorto al público en general a asumir esta teoría de la colaboración mutua

Facebook Comments
2 comentarios

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.