LA POLÍTICA VERSUS LOS POLÍTICOS

Se habla con frecuencia que el mal de las cosas no son ellas en sí, sino el uso que el ser humano hace de ellas. Valga decir, que el descubrimiento de la pólvora en sí fue un avance beneficioso para la humanidad, sin embargo, el uso que el hombre le ha dado a la misma y sus derivados ha sido para destruir a la propia raza humana. Así sucede con el uso de la naturaleza, la ciencia o cualquier actividad que, teniendo usos formidables para el desarrollo de la vida en sociedad, hacemos de ellos todo lo contrario, dañando con ello a vida humana más que beneficiarla.

En el caso de la política y el derecho son ciencias sociales que deberían servir para el avance y desarrollo de la humanidad, pero en la practica el hombre ha utilizado esas nobles ciencias para empeorar las condiciones de vida de las personas. Aunque no existe acuerdo sobre la definición del concepto “Política”, mucho menos del concepto “Derecho”, si es claro que para el propósito de este escrito debemos adoptar una definición de política acordes con los objetivos propuestos, en ese caso podríamos considerar como Política: la capacidad que tienen ciertos individuos de un conglomerado de ejercer el poder con el objetivo de lograr acuerdos sociales para mejorar la vida de todos.

Es así que consideramos el ejercicio de la política como la búsqueda del bien común, pero los políticos han optado por buscar a través de ella el bien particular. En ese afán del bien no importa si se llevan de paso la moral bien ganada de algunos, para ellos destruir la moral los ciudadanos sólo es considerado un daño colateral de los fines que persiguen.

Por el aporte que tiene la política para el hombre, es una ciencia para el bien; los políticos la utilizan para el mal. En su esencia quiere la satisfacción de los intereses generales; los políticos la utilizan para intereses grupales o personales. El ideal de la política es que la ética de lo justo y bueno sean sus objetivos; los políticos prefieren objetivos como que el fin justifica los medios. La política entiende que el ser humano es un fin en sí mismo, los políticos utilizan a los seres humanos como un medio para lograr su fin.

La política tiene como finalidad la mayor felicidad posible para los miembros de la sociedad; los políticos tienen como propósito utilizar la política para que sus apetencias personales sean satisfechas en la mayor medida posible, independientemente de que la mayoría de la sociedad se mantenga en la inopia.

La política del bien procura conservar los recursos naturales para el futuro de la humanidad, en ese sentido procura la conservación de las cuencas hidrográficas, los bosques, protege las especies para bienestar general; los políticos por su parte prefieren destruir los recursos naturales, otorgando facilidades a empresas multinacionales para que exploten los bosques, los río y destruyan las especie que mantienen el equilibrio ecológico.

La política pretende construir para la sociedad, por eso la construcción de hospitales, escuelas, puentes, carreteras, etc., deben ser parte del ideal de la política como ciencia; los políticos prefieren que los recursos que deben ser utilizados en esas construcciones para provecho de la sociedad, sean utilizados para espiar a los ciudadanos, dañar sus reputaciones y manipular las conciencias para beneficios de sus allegados, por tanto destruir lo que la sociedad necesita. Por ello las reputaciones de las personas, aun a pesar de las debilidades que como humanos todos tenemos, son destruidas por los políticos, atacando las reputaciones y la moral de las personas, no importando que para ello tenga que abusar de los recursos que la política puso en sus manos para servir. Así lo que la sociedad necesita para su felicidad, los políticos lo utilizan para destruirla.

Al final existieron, existen y existirán políticos que han hecho de la política una ciencia loable para la humanidad, pero estamos enfrentando una época de falta de ética política que al final podríamos lamentar todos, pues estamos destruyendo las instituciones y las personas con el solo objetivo de obtener y mantener poder, sin detenernos a reflexionar que con ello nos destruimos nosotros mismos.

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.