APUNTES GRAMATICALES: “EL PUNTO”

La prosodia es la parte de la Gramática tradicional que estudia la pronunciación y la acentuación correcta de las palabras.

La importancia de ésta rama de la Gramática radica en que para entender de forma cabal el idioma de Cervantes es necesario ubicar en cada lugar la palabra y el acento idóneo, dado que de lo contrario la comunicación se convierte en un sinnúmero de signos ininteligible para el receptor del mensaje. Así cuando una coma es mal colocada en un texto u oración, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. También cuando hablamos de “punto” debemos ubicarlo de manera tal que quien recibe el mensaje pueda distinguir si se trata de “punto y seguido” “punto y aparte” o “punto y coma”. Cada uno de los puntos enumerados anteriormente le permite al receptor saber si hará una pausa corta, larga o pasara a otro párrafo dependiendo en el contexto en que se realice la comunicación.
Para la comunicación efectiva en la era de la información es vital el uso adecuado de los signos de puntuación.

Así cuando en una información en los medios de comunicación de parte de una autoridad policial se utiliza la palabra “Lamentablemente”, antes de expresar la frase “se entregó”, debió en el contexto que estaba tratando lograr hacer una pausa antes de la palabra “lamentablemente”, pausa que implicara un punto y aparte, dado que haciendo una pausa suficientemente amplia podría el interlocutor entender que había pasado a otro contexto. Pues el momento de dicha declaraciones podía haber significado la diferencia entre la vida o la muerte de quien “lamentablemente se entregó”.

Pasando a otro contexto en nuestro leguaje coloquial utilizamos los signos de puntuación y la pronunciación de las palabras sin tomar en consideración contexto, posición que ocupa en la oración u otros elementos de suma importancia para la comunicación efectiva.

El uso del “punto”, “punto y coma” y “punto y aparte”, es casi nulo en nuestras conversaciones diarias, pero cuando se utiliza la palabra “punto” debemos hacer un punto y aparte para introducir la palabra “supervisión”, ello porque en la forma en que nuestro lenguaje coloquial utiliza la palabra “punto” suele confundir si se trata de una regla gramatical u otra acepción aceptada por la sociedad como sinónimo de negocios ilícitos.

Por tanto la acción encaminada a “supervisar” la forma en que funciona o funcionaba el “punto”, puede conducir un mal entendimiento del uso del verbo “supervisar”.

Es de tanta relevancia el buen uso de las palabras y los signos de puntuación que “supervisar” y “punto” podrían conllevar la violación del derecho a la vida de personas cuya conducta debió ser incuestionable.

El uso inadecuado del “punto” puede suscitar confusiones que de otra manera se evitarían. Por eso una muerte innecesaria, confusa y perturbadora para la sociedad y las instituciones dominicanas ha sido cuestionada por una forma incorrecta de utilización del “punto”, que “lamentablemente” pudo evitarse con una efectiva “supervisión” y utilización correcta de las palabras y los signos de puntación, de manera que la pronunciación de ciertas palabras en boca de las autoridades no sean confusas en el uso del lenguaje.

Ojala depurar de manera correcta los signos de puntuación, para una comprensión de la realidad de la sociedad dominicana. Pues de seguir el derrotero que lleva la institucionalidad del país, no podrá luchar de forma efectiva con los males sociales que las aquejan, así deben las instituciones evitar confundir el “punto” con la “coma”; “supervisar” con “inspeccionar”, ya ello podría llevar a confundir un “lamentablemente” con el derecho a la “vida” por la no “entrega” de un narco a las autoridades.

Solo haciendo un “punto” y aparte se puede reorientar las instituciones dominicanas que han heredado una práctica propia de un Estado arbitrario como fue la dictadura.

Es necesario avocarse a un nuevo paradigma de las instituciones que sirvan de protección ciudadanía de conformidad con un Estado Constitucional de Derecho. De lo contrario quienes tendrán que hacer un “punto” y aparte serán los ciudadanos que desean vivir en una sociedad donde los “puntos” no sean signo de “interrogación” por las cosas que en los “puntos” ocurren.

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.