HABEAS CORPUS CON MAMBO

 

El Habeas Corpus es al Derecho lo que es el Mambo a la Música, el primero es una garantía fuerte del derecho a la libertad, mientras que el segundo es un sonido fuerte de la música.

Nacido en Cuba en la década de los cuarenta, el Mambo tiene sus orígenes en la música africana, el habeas Corpus nace en Inglaterra, pero sus orígenes llegan desde el imperio romano.

Es así que no es extraño que con los cambios sociales y culturales una figura de la música se mezcle con una figura jurídica. Es el caso de Omega cuya música se considera un estilo “Fuerte de Mambo”, y obtuvo su libertad a través de una garantía fuerte de la libertad “Habeas Corpus”.

La pregunta es ¿Procedía el habeas Corpus en este caso? La respuesta puede ser variopinta, dado que en derecho la interpretación de la norma juega un rol determinante al momento de ser aplicada, sin embargo, es claro que en el ordenamiento jurídico dominicano la figura jurídica que benefició al mambero tiene aplicación en tres supuestos especificados en la norma constitucional a saber: amenaza-habeas corpus preventivo-o privación-habeas corpus ordinario-de la libertad ilegal, arbitraria o irrazonable de conformidad con el artículo 71 de la constitución dominicana.

En el caso del señor Antonio Peter de la Rosa-en lo adelante Omega-habrá que determinar si tiene aplicación uno de estos supuestos. Veamos: La Ilegalidad, se sustenta en la falta de fundamento legal, en el caso de la especie la misma estaba fundada en una decisión jurisdiccional de condena firme, que aunque contenía una parte de la condena suspendida, la violación de las reglas de cumplimiento dio lugar a la revocación, como uno de los elementos que la misma sentencia de condena y la norma prevé, en el caso de sentencias firme nuestro ordenamiento jurídico no contempla el habeas corpus como remedio procesal, aunque por una interpretación pro homine de conformidad con el artículo 74-4 de la constitución podría justificarse, pero los argumentos dado hasta el momento no han versado en ese sentido. Por la vía de la ilegalidad el habeas corpus del mambero es de difícil fundamentación.

En otro aspecto la arbitrariedad de la prisión es por antonomasia ilegal, dado que una privación de libertad que no se sustente en una decisión jurisdiccional amparada en la ley deviene en un acto de pura discrecionalidad y está siempre es arbitraria, pero existen supuesto en los cuales la prisión aún siendo legal puede degenerar en arbitraria, ejemplo de ello es cuando habiéndose cumplido el tiempo por el que fue dictada la decisión por trámites burocráticos no se ejecuta la libertad, ello sucede regularmente en casos de sentencias de condena que el juez de ejecución no tramita en los plazos establecidos. También en los casos en que aún estando la autoridad dentro del plazo constitucional de las 48 horas la diligencia se pueden agotar en un plazo menor y no lo hacen por pura arbitrariedad.

En el caso de Omega este supuesto no podría alegarse para un habeas corpus dado que la sentencia por la que se encontraba detenido no se había cumplido en su totalidad, por ello otras acciones por ante el juez de la ejecución, no habría provocado tantas inquietudes como si sucedió con lo ocurrido.

En el supuesto de prisión irrazonable se podría tener varias opciones para justificar el habeas corpus, aunque por lo general la primera acción en estos casos debe ser por ante el juez de ejecución de la pena.

Pero la irrazonabilidad de la prisión se puede alegar por múltiples causas, unas de ellas las condiciones carcelarias, y en los hechos que tratan de violencia intrafamiliar o de género siempre se ha propugnado en los ámbitos del derecho penal que la mejor opción no es la cárcel, de hecho en la práctica es enviar a una persona violenta al lugar más violento que tiene cualquier sociedad.

Es por ello que en el caso del mambero ésta podría ser una justificación válida para accionar en habeas corpus, aún a pesar de que nuestro ordenamiento jurídico no contempla la figura en estos casos, sin embargo, las argumentaciones deben ser reforzadas debido a que un porcentaje muy alto de condenados por violencia de género o intrafamiliar tienen las mismas condiciones que Omega, incluso quizás más idóneas para merecer la libertad a través del habeas Corpus.

Es necesario fundamentar bien esa decisión, sino el Estado seguirá matando prófugos, senadores insultando ciudadanos por reclamar sus derechos y artistas transitando de forma ilegal sin consecuencias.

De no justificar convincentemente la decisión, cualquier ciudadano podría pensar que como dice Orwell en “Rebelión en la Granja” “todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales”.

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.