Detenciones y reformas judiciales bajo Macri preocupan a la oposición Argentina

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, expulsó al fiscal jefe, argumentó a favor de que se despidiera a los jueces federales y está planificando reformas judiciales a medida que los cargos se acumulan contra el gobierno de su predecesor.

Los partidarios de Macri han aplaudido lo que ven como un esfuerzo atrasado para reformar el lento sistema judicial argentino. Pero sus oponentes huelen una caza de brujas contra la ex líder Cristina Fernández y temen que el gobierno esté tratando de usar los tribunales para eliminar a los opositores.

El jueves, un juez federal le dio el golpe más duro a Fernández, pidiéndole al Congreso que elimine su inmunidad como senadora para que pueda ser arrestada.

El juez acusó formalmente a Fernández de traición y supuestamente encubrió el papel de Irán en el atentado de 1994 contra un centro comunitario judío que mató a 85 personas.

Eso siguió al arresto de dos funcionarios clave de la administración de Fernández días después de que la coalición de Macri barrió las elecciones de mitad de período el 22 de octubre.

El ex ministro de Planificación, Julio De Vido, fue detenido el 25 de octubre, seguido por el ex vicepresidente Amado Boudou el 3 de noviembre. Ambos niegan haber hecho algo malo.

Fernández ha negado las fechorías personales y acusa a Macri de utilizar la judicatura para perseguirla.

«Me gustaría decirle al presidente Macri que la campaña terminó en octubre, aunque algunas personas no se dieron cuenta», dijo Fernández en una conferencia de prensa el jueves.

También fue acusada hace un año bajo cargos de tener un plan de corrupción con su secretaria de obras públicas, que fue atrapada tratando de esconder millones de dólares en un convento. Fernández admitió que pudo haber habido corrupción en su gobierno, pero personalmente niega cualquier fechoría.

Macri, mientras tanto, se ha comprometido a fortalecer el poder judicial y dice que lo hará más independiente. Planea cambios a la oficina de fiscales federales y una reforma del Consejo Judicial, que designa a los jueces.

Las reformas requerirían la aprobación del Congreso y una fuente de la coalición de Macri dijo que serían presentadas el año próximo, luego de que se debatieran las reformas tributarias y laborales de mayor perfil.

Los sindicatos y aliados de Fernández se oponen a muchas de las medidas económicas de centroderecha Macri. También lo hacen muchos jueces, defensores históricamente firmes de los derechos de los trabajadores.

«Están utilizando el Consejo para domar a los jueces que se atreven a emitir fallos que revierten las decisiones del gobierno», dijo Rodolfo Tailhade, miembro del Consejo Judicial y legislador aliado de Fernández.

Tailhade y un juez federal, que solicitaron el anonimato, dijeron que la reforma podría permitir la destitución de los jueces por mal desempeño con una mayoría simple en lugar de los nueve votos de 13 actuales. El Consejo es una mezcla de nombramientos políticos, jueces y abogados.

El ministerio de justicia no respondió a una solicitud de comentarios.

El ministro de Justicia alemán Garavano dijo recientemente a Radio 10 que la rama ejecutiva «no ejerce presión sobre los jueces». Dijo que el sistema judicial necesita un cambio estructural para reducir la acumulación de casos.

Las tensiones con los fiscales, algunos de los cuales están aliados con Fernández, también han aumentado. La ex fiscal jefe Alejandra Gils Carbo renunció en octubre por acusaciones de que obstaculizó las investigaciones de corrupción del gobierno de Fernández.

Macri describió a Gils Carbo como un «activista político» que abusó de su poder.

Entre los nombres mencionados como un posible reemplazo para ella están los funcionarios que han abogado por una investigación más agresiva del gobierno anterior.

Otro fiscal, que no quiso ser identificado debido a la naturaleza sensible de la información, dijo que sus colegas están preocupados por la posible intervención del gobierno.

Sin embargo, algunos casos judiciales recientes también han involucrado a personas cercanas a Macri. Un fiscal la semana pasada recomendó a los tribunales congelar 54 mil millones de pesos ($ 3.12 mil millones) en activos pertenecientes al magnate de la construcción Angel Calcaterra, primo de Macri, por sospechas de pagos de sobornos vinculados a la brasileña Odebrecht.

Calcaterra niega cualquier fechoría, pero vendió su participación en la compañía, Iecsa, para evitar conflictos de intereses que pudieran surgir debido a la posición de Macri.

Incluso los opositores de Fernández han advertido a Macri que ande con cuidado con la reforma judicial.

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.