NOTA CULTURAL –Recordando al coronel Fernández Domínguez

Un día como hoy, 19 de mayo de 1965, murió, a los de 30 años de edad, el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, en Santo Domingo, República Dominicana. Fue un militar dominicano que pasó a la inmortalidad por su rol estelar en defensa de la constitucionalidad y la democracia dominicana. Para muchos dominicanos, incluyendo historiadores, Fernández Domínguez es “la más cimera figura del Movimiento Constitucionalista” que luchó en favor del retorno al poder del profesor Juan Bosch, quien fue derrocado el miércoles 25 de septiembre de 1963.

Rafael Tomás Fernández Domínguez, nació el 18 de septiembre de 1934, en la comunidad de Damajagua del municipio de Esperanza, provincia Valverde. El 25 de diciembre de 1952 se matriculó en la carrera de ingeniería de la Universidad de Santo Domingo, hoy Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), pero abandonó sus estudios para ingresar a la Academia del Ejército Nacional, donde se graduó con honores. En 1957 fue enviado a Panamá a realizar un curso de “Computaciones Geodésicas” en la Escuela Cartográfica Fort Clayton, donde también se graduó con honores. Al regreso de Panamá, hizo una gran amistad con Juan Bosch. Al producirse el golpe de Estado de 1963, organizó un grupo de soldados que lo admiraban y respetaban, con el firme propósito de tomar el Palacio Nacional y reponer a Juan Bosch en el poder, pero Juan Bosch le advirtió que eso era un suicidio. Al estallar la Revolución de Abril de 1965, Fernández Domínguez, tratando de tomar el Palacio Nacional, murió acribillado por soldados estadounidenses, quienes le tendieron una emboscada en la calle 30 de marzo esquina calle Abreu del sector San Carlos, Santo Domingo. Ese día, junto a Fernández Domínguez, también cayeron otros patriotas que lucharon por la libertad del pueblo dominicano.

Termino esta con un fragmento de las palabras del coronel Fernández Domínguez, al dirigirse a sus compañeros soldados, cito: “Sabemos que este movimiento tiene una alta categoría histórica; que él marcará una época en nuestro país, siempre traicionado y siempre esclavizado. Sabemos que con nosotros no sólo se levantará la voluntad democrática del pueblo dominicano sino también la fe de muchos pueblos de América que tienen en su corazón un altar para los luchadores de la libertad”.

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.