Nota cultural –Recordando a Monseñor Romero

Un día como hoy, 24 de marzo de 1980, murió asesinado, a los 62 años de edad, monseñor Óscar Arnulfo Romero en San Salvador, República de El Salvador. Fue un sacerdote católico salvadoreño, quien a la hora de su muerte tenía el cargo de arzobispo metropolitano de San Salvador. Pasó a la inmortalidad por ser el primer arzobispo mártir de América y por ser un defensor de los derecho humanos y de los pobres. En sus sermones denunciaba las injusticias.

Monseñor Romero fue asesinado, junto a su monaguillo, mientras celebraba misa. Por su historia de lucha y defensa de los derechos humanos en su país, en 1979, fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz. El 3 de febrero de 2015 la iglesia lo declaró “mártir de la fe”; y el 14 de octubre de 2018 fue canonizado por el papa Francisco. Desde entonces, la iglesia lo considera un santo.

Termino esta nota con un pensamiento de Óscar Arnulfo Romero: “La justicia es igual a las serpientes. Sólo muerden a los que están descalzos”

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.