NOTA CULTURAL –Recordando a Matías Ramón Mella

Un día como hoy, 25 de febrero de 1816, nació Matías Ramón Mella Castillo, en Santo Domingo, República Dominicana. Fue un político, militar y activista de la libertad y la independencia. Es uno de los tres “Padres de la Patria” de la República Dominicana; los otros dos son: Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez. Desde muy joven, Mella sobresalió por su conducta de hombre íntegro, de carácter responsable, buen estratega, militar inteligente, hábil y de gran valor. Aunque no fue un miembro fundador del movimiento político, secreto, clandestino, llamado “La Trinitaria”, fundada por Juan Pablo Duarte el 16 de julio de 1838, cuando se integró a una de sus células, desempeñó un rol estelar. Por eso no fue casual que Duarte delegara en él acciones fundamentales para alcanzar el objetivo de los trinitarios. Mella pasó a la historia por ser quien disparó el trabucazo en la “Puerta de la Misericordia” la noche del 27 de febrero de 1844; señal con la que se anunció la proclama de la independencia nacional.

En adición a su rol estelar en la proclamación de la independencia nacional, y todo el historial de tácticas, estrategias y acciones que desarrolló al lado de Duarte y demás trinitarios, Mella desempeñó roles fundamentales en el mantenimiento de la independencia. Su legado se resume en los siguientes aspectos principales: 1) Fino estratega que aportó ideas y acciones fundamentales para materializar la proclama de la independencia nacional; 2) Disparó su trabuco el 27 de febrero de 1844 para dejar proclamada la independencia; 3) Integró la Junta Central Gubernativa; 4) Fue gobernador de Santiago; 5) Jefe político y militar de la región norte; 6) Participó activamente en la restauración de la república; 7) Otras grandes acciones. Cabe destacar que Mella se ganó el respeto y el reconocimiento histórico por su arrojo y entrega en la creación de esta gran Nación, República Dominicana. Murió en extrema pobreza a los 48 años de edad, el 4 de junio de 1864. Loor a Mella, un dominicano inmenso.

Termino esta nota con un pensamiento de Ignacio José Allende, líder y luchador por la independencia de México, cito: “Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo en donde nacen los hombres o las mujeres, ellos son finalmente del tamaño de su obra, del tamaño de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos”

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.