Los ataques al Padre

“Cuando el río suena, agua trae”, este es un refrán muy común en los pueblos y parece tener cierta lógica, sin embargo, en la realidad, no necesariamente es así. No en el sentido literal de la oración. Hay ríos o arroyos que en algunos extremos de su cauce emiten sonidos, pero no llevan agua, al menos no de manera superficial aunque luego pudieran brotar.

Cuando este refrán es utilizado en los paralelismos de un caso determinado, se entiende a priori que pudiera ser cierto lo que se dice, pero aplicado al campo de lo político o donde hay o pudieran haber sectores poderosos involucrados, hay que hilar fino para reproducir con certeza lo que se rumora. Los que oímos debemos tener cuidado para no caer en trampas, y muy sobretodo en este país, que se dice, hay una cantidad considerable de bocinas que venden sus almas al mejor postor.

Las mineras tienen cuarto´ hasta pa´ botar, el Estado ni se diga.

Veamos el refrán en el caso del padre Rogelio Cruz. Una publicación en un periódico hizo al cura-padre, padre biológico, esta noticia llevó a muchas personas a decir: «ojalá ese hijo sea igual que su padre, defensor del medio ambiente». Otros dijeron: «sabía yo, se visten de ángeles, pero en el fondo son diablos». Los más rencorosos, esos que usan micrófonos en medios de comunicación, agrandaron más la noticia-rumor y dieron como un hecho cierto que la publicación de la prensa era no controvertida y que pudiera, sugirieron inclusive, ser la punta del iceberg. Esto los llevó a recoger todas las piedras que el cura había tirado contra sus intereses y con sus tonos graves se las devolvieron, sólo que multiplicado por mil. Le entraron como a la conga, a las dos manos. Hasta aquí, el río lleva agua y mucha.

Sin embargo, desde que salió la noticia, Rogelio Cruz señaló que no era verdad y que estaba en la disposición de someterse a cualquier análisis o estudio científico para determinar la no paternidad que se le indilgaba. El tiempo le dio la razón y otra publicación confirmó parte del refrán, el río estaba sonando, pero no llevaba agua.

¿Entonces, qué llevaba el río?

El río cargaba, justamente lo que pudiera ser una aparente cacería contra el Padre. Se recuerda que apenas en el mes de febrero se anunció que iba a ser trasladado para Colombia. Ahora lo hacen padre biológico, luego dirán mil cosas más. Al parecer, el Padre Rogelio Cruz no le cae bien a más de uno. Sus protestas incansables por la protección de Loma Miranda lo ponen en constates enfrentamientos con sectores muy poderosos.

Sus luchas en beneficio del medio ambiente y por consiguiente por la prolongación de la salud ambiental de toda la población, me conducen a pensar que más que denunciar una conducta contraria a sus principios, lo que se dice no es más que para desacreditarlo públicamente y de paso, sentar las bases para no encontrar personas que peleen con piedras, fe y corazón contra las afrentas que hacen grandes sectores que poco les importa la vida de los demás.

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.