«UN RESPIRO III»

… ¿De ese tema quiere hablar mi querida? ¿Tratamiento emocional?

-Unju! Y personal, mi querido. ¿Empiezo a desglosar el tema? O…

-Sí, sí! Las damas primero! (Rie). Empiece usted y yo le sigo.

-Bien! Gracias!
¿Usted ve cómo es el procedimiento del puzzle o rompecabezas?…

-Sí, claro! Armar, seleccionar piezas por piezas, encajando… continúe!

-Bueno, partiendo de eso y aprovechando para convertirlo en un ejemplo figurado… le cuento querido!

De esa misma manera debemos auto-armarnos y desarmarnos una y otra vez e intentando quedar de una mejor manera, algo que nos acerque a nuestra propia perfección, a nuestra comodidad…

Me doy cuenta que a veces tenemos «piezas» demás, y que algunas ya no nos sirven, ni de estética, ni mucho menos para nuestras funciones de crecimiento…

Hay muchas «piezas» que deben dejarse ahí, a la interperie, de la misma manera que algunas personas ponen las botellas de agua vacias al lado de los zafacones, para que otros la tomen y le saquen provecho. Eso sí, debemos asegurarnos siempre de eso, de que esas «piezas» puedan servirles a otros… pues, de alguna manera nos han servido, solo que ya! Ya cumplieron con sus funciones en nosotros.

-Suena interesante mi dama! Continúe!

-Muchas gracias querido! Permítame continuar!!

-Le digo… es recomendable hacerlo! Es tedioso, hay que pensar muchisimo para no eliminar una pieza equivocada, importante, vital, esencial, casi una viga en la vida, es más, me voy un poquito más lejos… que si aparece otra, es posible que sea una replica china.

-Discúlpeme querida! Brindemos! Salud!!

-Sigo! Hasta ahora no me he equivocado, aunque algunas «piezas» se me «cayeron o se me despegaron» sin mi consentimiento pero, «Todo tiene una razón de ser»…

He tenido la necesidad de reemplazar una, sin querer, e incluso, ese espacio lo dejé ahí vacio mucho tiempo por… por si a caso… pero ya gracias al Dios de todos los Dioses, la vida me la regresó, no la mismita «pieza» pero si una totalmente «transparente y solida», que ni tengo que preocuparme, ni siquiera miro para ver si aún está ahi! Porque se que está!!!

Debemos acostumbrarnos, mi querido mozo, a «auto-desarmarnos»‘y chequearnos cada cierto tiempo, sin miedo, para no cargar con «piezas» forzándolas a estar y mucho menos, por temor a que no aparezca otra por ahi… que quizás sea mucho mejor que la anterior!

Hágalo mi adorado mozo! Que funciona!!

-Ahora sí, Salud!!!

-Pero…

-Espere, espéreme! Voy al vehículo a buscarle un ejemplo palpable y ya regreso.

-Santo Dios! Es eléctrica. Vaya, vaya! La espero!…

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.