POR LA VIRGEN DE LA ALTAGRACIA

“La religión es un formidable medio para tener quieta a la gente».

Napoleón Bonaparte.

Reflexionar sobre aspectos religiosos no es tarea fácil, pues el tema tiende abrir susceptibilidades en personas creyentes o no creyentes, dependiendo del abordaje del tema, pues si nos inclinamos para creer en la existencia de Dios habrá quienes cuestionen desde el punto de vista de la ciencia la posición con muy buenos argumentos, si por el contrario nos referimos a la no existencia de deidades sufriremos los embates de quienes consideran que ello nos arrastraras a abismo infernal por denostar la grandeza del Creador del Universo. Ahora bien, sea que nos inclinemos por posiciones disimiles como ateo, agnósticos, deísmo o la fe religiosa en las providencias divinas e inquebrantables, lo cierto es que las creencias religiosas juegan un papel decisivo en la obnubilación de los pueblos.

Si nos adentramos en los acontecimientos recientes acaecidos en el escenario político dominicano nos encontraremos en orden cronológicos con las siguientes noticias:

1-. El presidente Danilo Medina recibió hoy al profeta nigeriano, Temitope Balogun Joshua, conocido como T.B Joshua, 22/11/2017;

2-. Leonel dice Dios, el pueblo y el PLD decidirán si él será el candidato en el 2020, 22/12/2017;

3-. Luis Abinader dijo que sigue la recomendación del Papa Francisco, contenida en su libro-entrevista “El nombre de Dios es Misericordia”31/07/2017;

4-. Danilo pide a la virgen de La Altagracia derrame bendiciones “sobre cada rincón de nuestra Patria”.

Estos cuatros acontecimientos nos hablan del fuerte arraigo religioso que tienen los discursos políticos en el país, y ello se explica por una razón muy lógica desde el punto de vista político, los que aspiran a dirigir y gobernar un país debe aparentar estar lo más cerca posible de las tradiciones y culturas de los que pretender gobernar.

Y es que siendo la Republica Dominicana un país con una alta incidencia religiosa es obvio que los políticos se inclinen por mostrar a la población su devoción por las tradiciones religiosas.  Un informe emitido en el año 2016 concluyo que solo un 13% de la población dominicana no profesa ninguna religión, además de establecer dicho informe que el 57% de los dominicanos profesa la religión católica, la cual mantiene un privilegio de acuerdo al concordato como religión oficial que no tienen los demás grupos religiosos.

La religión nos es mala para los gobernantes de hecho “Si Dios no existiera habría que inventarlo”, pues se considera un control social mucho más afectiva que las leyes penales, debido a que siendo sus sanciones morales-que actúan sobre la parte interna del ser humano-tienden a ser mucho más afectivas que las sanciones jurídicas.

Lo que sí queda claro es que los políticos juegan a la fe de la ciudadanía en que algún día sus males de esta tierra tendrán curación en la vida de ultratumba, mientras tanto solo mantengan la fe en que con “Dios” y la “Virgen”, saldremos de esta crisis, por tanto trabajemos más duro cada día-según Boxer en “Rebelión en la Graja” de George Orwell-, más sacrificio cada día que en el nombre de la “Virgen” obtendremos nuestra recompensa en el paraíso-el cielo-mientras nosotros-los políticos-nos sacrificamos aquí en la tierra-viajando, tomando champagne, buenos vinos, buenas cenas-para que su vida en el más allá sea más digna.

Es así que en nombre de “Dios” y la “Virgen”, los españoles explotaron a los Tainos-bueno-noble- que habitaban estas mansas tierras, a los africanos trayéndolo como esclavos. Hoy en ese mismo nombre nos imponen leyes arbitrarias, nos despojan de nuestros bienes y nuestra salud, incluso de nuestra dignidad como seres humanos.

Lo cierto es que en nombre de las deidades divinas nos roban hasta la vida.

 

 

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.