NOTA CULTURAL –Celebrando el Día Escolar de la No Violencia y la Paz

Hoy, 30 de enero, se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, establecido en España en 1964 por el pacifista y poeta Llorenç Vidal, como apoyo a una educación pacificadora y no violenta. Se trata de una celebración independiente, que tiene por objetivo “promover una educación en y para la tolerancia, la solidaridad, la concordia, el respeto a los Derechos Humanos, la no-violencia y la paz”. Se eligió el 30 de enero de cada año en memoria del líder pacifista Mahatma Gandhi, quien murió un 30 de enero. La paz es altamente importante para la vida de las personas, las familias, las comunidades y las naciones. Trabajar por una cultura de paz es un deber de todos y todas. Esta celebración, que nació en España, en 1993 fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y aunque es independiente se espera que se haga universal, ya que las escuelas y colegios, además de su función formativa, “deben convertirse en instrumentos de paz y entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión”.

La violencia en las escuelas tiene diversas manifestaciones, tales como: Violencia en las aulas, violencia en los pasillos y áreas de recreación, violencia en los espacios donde se sirve alimentos, violencia en las áreas destinadas al deporte y la recreación. Por lo general las víctimas son estudiantes, docentes, trabajadores administrativos o familiares de los alumnos. Hay otros tipos de violencia que se esconde detrás de las apariencias, como son los casos de acoso, que afecta esencialmente a las niñas y niños. Las estadísticas basadas en evidencias muestran que el acoso por lo general se produce de maestros a niñas y niños en edad adolescentes. Sobre este particular, la UNESCO, en su guía para adolescentes, en el marco de su estrategia de poner fin a la violencia en las escuelas plantea que la no violencia en las escuelas de hoy día se fundamenta en un “enfoque de la educación basado en los derechos humanos. En él se contempla el derecho de toda persona a una educación de calidad y el respeto de los derechos humanos”.

Termino esta nota con un pensamiento de la líder pacifista guatemalteca Rigoberta Menchú, cito: “La paz es hija de la convivencia, de la educación y del diálogo”.

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.