LORD ACTON Y LA –AUTODESTRUCCION DEL PODER

 

Se atribuye al político e historiador británico John Emerich Edward Dalberg-Acton, mejor conocido como Lord Acton, la frase según la cual «El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente». Para llegar a esa conclusión tuvo que haber observado y estudiado de manera exhaustiva cómo durante la historia de la humanidad en la medida que los que ostentaban el poder se iban corrompiendo iban generando su propia autodestrucción. Para cualquier ciudadano con conocimiento medio es evidente que las manifestaciones de corrupción del poder se convierten en más fuerte mientras más poder acumula un grupo reducido de la sociedad.

Basta estudiar la historia del imperio Romano, Británico, Español hasta el tercer Reich, cada caso en particular se puede ver como el exceso de poder acumulado en manos de una única élite le lleva a su propia destrucción.

En el caso de la República Dominicana hemos visto como en los últimos veinticuatro (24) años, veinte (20) de ellos han estado en el poder un solo partido político, lo cual le ha permitido acumular una excesiva cantidad de poder, permeando a casi todos los estamentos de la sociedad dominicana.

Hoy no se puede hablar de instituciones políticas, sociales y profesionales sin que dentro de sus estructuras haya influencia del poder que ha acumulado un número importante de los miembros del Partido de la Liberación Dominicana.

Desde el punto de vista del significado que tiene el ejercicio de la política, ello puede considerarse como exitoso, dado que la finalidad de la política es llegar al poder y mantenerse en él, sin embargo, para las sociedades modernas y democráticas ese elemento a lo largo es desestabilizador, por no decir, que también lleva a la autodestrucción de aquellos que durante tanto tiempo acumulan ese poder.

En cierta medida esa acumulación de poder que ha tenido el partido de Juan Bosch y Gaviño en los últimos veinticuatro (24) años ha creado una «casta social» que se ha creído insustituible, razón por la cual los grupos antagónicos dentro del mismo partido no han contemplado la posibilidad de perder el poder.

En la coyuntura actual el grupo que ostenta el poder ejecutivo tiene la firme determinación de apegarse al mismo a costa de lo que sea, si es preciso, utilizará cualquier herramienta para lograr su propósito; el grupo que se mantuvo durante doce (12) años en el poder está dispuesto también a cualquier estrategia para desplazar a quienes dentro de su propio partido lo han marginado por ocho (08) años. Para ambos grupos es preferible izar la bandera de un rival externo que permitir el mantenimiento del grupo que está en el poder y, para quienes están ostentando el poder permitir que el otro llegue.

Es que el poder hoy es “fácil de obtener y de perder-Moisés Naim-El fin del Poder-”, el hecho de el Partido de la Liberación Dominicana haya durado ese tiempo en el poder sin una lucha interna entre grupos por el poder ha sido una sorpresa para muchos entendidos en los intereses que crea el poder, dado que a juzgar por el tiempo que se han mantenido en el poder los Partidos Políticos en las democracias de los últimos cincuenta años ha sido corto. Pues con excepción de México que merece un estudio particular, en los países latinoamericanos democráticos los partidos políticos, una vez llegan al poder inician un proceso de enfrentamiento internos que pronto lo lleva a la autodestrucción.

Parece que en la República Dominicana el partido que ha monopolizado en poder en casi todas las instituciones públicas y privadas ha llegado el momento de la autodestrucción. Lamentablemente esto puede afectar la relativa estabilidad política que ha gozado en país durante estos años. Lord Acton tenía razón, ya están corrompidos de manera total, ahora ha llegado el momento de destruirse totalmente.

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.