Excusa legal de la provocación

a person making a handwritten letter

Observando detenidamente el video que se ha hecho viral en las redes sociales, donde una dominicana, defendiéndose, le da muerte con un arma blanca a un nacional chino; en una democracia de redes es natural que haya opiniones encontradas entre los espectadores de ese nefasto evento, sin importar si sean abogados o no.

Algunos sostienen que existe homicidio voluntario, puesto que estuvo en todo momento la intención de la agresora de darle muerte al extranjero; en otro extremo están los que dicen que hubo legítima defensa, porque la dominicana hirió al chino defendiendo su vida. Los que respaldan el homicidio voluntario se afincan en el artículo 295 del Código Penal, el cual plantea: «El que voluntariamente mata a otro, se hace reo de homicidio». 

El hecho incontrovertido es que hubo un homicidio, puesto que hay un hombre muerto a manos de otra persona. Ahora bien, lo que faltaría discutir son las circunstancias que rodearon la comisión del hecho punible, para poder establecer la calificación jurídica en la que encaja el hecho de sangre, y para precisar si se podrían aplicar circunstancias agravantes, atenuantes y en caso extremo, la absolución total de responsabilidad penal al autor material del hecho.

Voluntad significa cuando a usted no le obligan a hacer algo. Por tanto, no estamos de acuerdo que el hecho encaja en aquel tipo penal, en virtud de que las heridas no fueron provocadas voluntariamente, en razón de que no hubo una iniciativa de parte de la dominicana ni una voluntad expresa desde el primer momento en darle la estocada mortal al chino, sino que ésta vino incentivada por una provocación.

El artículo que respalda a los que defienden la posible legítima defensa, que es el 329, reza como sigue: «Se reputa necesidad actual de legítima defensa, los casos siguientes: 1o. cuando se comete homicidio o se infieren heridas, o se den golpes rechazando de noche el escalamiento o rompimiento de casas, paredes o cercas, o la fractura de puertas o entradas de lugares habitados, sus viviendas o dependencias; 2o. cuando el hecho se ejecuta en defensa de agresión de los autores del robo o pillaje cometidos con violencia.

Como se observa, tampoco se da ese tipo penal, en el sentido que la defensa de la dominicana a la agresión de la que fue víctima, no encaja en ningunos de aquellos numerales. Además su defensa es desproporcional al peligro que trata de repeler. No podemos darle una puñalada o un tiro a quien nos da una patada. La reacción debe ser proporcional con la acción que la provoca.

Finalmente, el artículo  321 del código antes dicho, establece «El homicidio, las heridas y los golpes son excusables, si de parte del ofendido han precedido inmediatamente provocación, amenazas o violencias graves». Aquí se observa evidentemente de manera objetiva, que lo que existe es la excusa legal de la provocación, porque la estocada que vemos en el video, viene precedida de una agresión física.

La jurisprudencia penal ha establecido cuatro parámetros para que el tribunal admita la excusa legal de la provocación por parte de la víctima: «1ro.- Que el ataque consista en violencias físicas; 2do.- Que estas violencias hayan sido contra seres humanos; 3ro.- Que las mismas hayan sido graves, en términos de lesiones corporales o de daños psicológicos; 4to.- Que no haya transcurrido entre la acción provocadora y el crimen o el delito un tiempo suficiente para permitir la reflexión y neutralizar los sentimientos de ira y de venganza».

En la sentencia de fecha 7/8/2020, nuestra Suprema Corte estableció que: “En esas atenciones los hechos retenidos y fijados corresponden a una excusa legal generando en consecuencia una eximente en cuanto a la pena que debe imponerse ya que tanto la doctrina como la jurisprudencia exigen para la determinación de esta figura jurídica la existencia de una agresión ilegítima e inminente, lo cual quedó evidenciado de las pruebas testimoniales en su conjunto, quedando evidenciado que la víctima agredió con una botella de cerveza al imputado, siendo la reacción e irritación del imputado proporcional a esta acción…»

Por consiguiente, a pesar de que la dominicana será condenada, aquí se aplicarán amplias circunstancias atenuantes.

Facebook Comments