En Bélgica reparten pastillas de yodo para protegerse contra el riesgo nuclear de dos de sus centrales atómicas a punto de colapsar

En nuevo plan también obedece a eventuales amenazas de ataques terroristas y problemas de seguridad atómica.

86510 el nuevo plan de seguridad nuclear ante eventuales amenazas de ataques terroristas y problemas de seguridad atómica.

Las autoridades belgas dispusieron ayer la distribución entre su población de pastillas de yodo de forma gratuita como medida de precaución ante un posible incidente nuclear, ya que dos de sus grandes centrales atómicas afrontan problemas de seguridad.

Los equipamientos de las centrales nucleares Doel y Tihange, fueron construidas en 1975, y están envejecidas y presentan graves fisuras en sus vasijas, circunstancias que han provocado diversos parones por motivos de seguridad.

El Instituto de Seguridad y Riesgos, asi como Greenpeace han denunciado irregularidades en los reactores y advierten de las altas probabilidades de sufrir un accidente nuclear debido a que ya desde el 2012 al 2015 se han encontrados diversas fisuras de 3.000 pequeñas grietas en la primera y hasta 13.000 en la segunda

El nuevo plan aprobado por Bruselas alega que todas las personas que viven a menos de 100 kilómetros de cualquier planta nuclear tienen derecho a obtener esas píldoras de manera gratuita y estarán disponibles para toda la población.
Millones de pastillas de yodo fueron llevadas a las farmacias este martes para ser repartidas en la población en prevención al desarrollo de cáncer de tiroides en caso de la acumulación de componentes radioactivos en el organismo humano.
Hasta el momento, solo quienes vivían en un radio de 20 kilómetros respecto a ese tipo de instalaciones y las personas en grupos de riesgo —niños y mujeres embarazadas podían acceder a esos remedios.
Amenaza terrorista
El gobierno belga justificó además que tiene informe de inteligencia de que el colectivo terrorista Estado Islámico planeaba atacar plantas nucleares o detonar una bomba de materiales radiactivos, conocida como ‘bomba sucia’.

No obstante, los países fronterizos han transmitido al gobierno belga el cierre de dichas plantas, mientras que Alemania, Luxemburgo, Holanda y Francia han manifestado su preocupación por la falta de garantías de seguridad.

,

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.