El poeta pregunta: ¿Quién la voz de Dios escucha en este revuelto mar?

Heraclio Martín de la Guardia (1829-1908), fue poeta, dramaturgo y político venezolano, que al decir de José Martí fue uno de los más grandes poetas en la lengua española.

El propósito de esta introducción es que conozca su poema: “El Siglo Presente”, el cual es fuente de un documental histórico, de identidad estética y elementos constituyentes.
El contenido de las obras de Heraclio es tan inmenso que Martí decía: “Cuando cerca de mí habla alguien de oro, abro su libro, y para que sepan que no lo hay mejor, le enseño el de sus versos, macizo y bruñido”.

El poeta cubano, en carta enviada a su colega en 1885, le decía: “Cohortes son esas estrofas; sus arrebatos, estandartes; sus versos, resplandecientes y sonantes como armaduras, son un ejército de héroes”.

En el referido poema, “El Siglo Presente”, Heraclio de la Guardia, se refiere al siglo XIX, desde un punto de vista clasista, que era el siglo de la industrialización, el siglo de oro, y afirmaba que era de “corrupción y vanidad”.
Lo interesante sería que el lector cotejara esos 200 años atrás con el actual, siglo XXI, que es el siglo de la digitalización y control de la información, el de la era de la industrialización y la era espacial.

En su época, Heraclio no veía más que intriga y escombros en su alrededor, y en el siglo XXI no se observa más que un montón de seres humanos hambrientos, enfermos y analfabetos.

Para hablar con precisión, y ayudar a parangonar dos épocas, señalamos que en el siglo XXI mas de mil millones de seres humanos viven con menos de un dólar por día.
Mientras que 2.800 millones de personas, es decir, cerca de la mitad de la población mundial, viven con menos de 2 dólares por día.

Pero en este mar revuelto, como dice el poeta, donde no se escucha la voz de Dios, hay 448 millones de niños que sufren de bajo peso y
876 millones de adultos son analfabetos, de los cuales dos terceras partes son mujeres.

Y así, en ese antro donde gime la honradez y sacrificio, cada día, 30.000 niños menores de cinco años mueren de enfermedades que podrían haber sido evitadas.

Pero, pese a las grandes tecnologías, a los viajes espaciales, a los sistemas satelitales del siglo XXI, más de mil millones de personas no tienen acceso al agua potable, mientras que el 20% de la población mundial posee el 90% de las riquezas.

Ahí tenemos el poema….y así dice:

EL SIGLO PRESENTE

Oigo que te llama el mundo
siglo de las maravillas,
y vas diciendo que brillas
como un siglo sin segundo;
más yo con ardor profundo
palpar tu grandeza ansío,
y luego, con pesar mío,
por más que en ver me concentro,
sólo en torno de mí encuentro.
el desencanto, el hastío.

Si en la mente hay una luz
que del corazón me sube,
la envuelve pálida nube
como sudario y capuz.
Y en vano en eterna cruz
el alma tiende la vista,
porque de tanta conquista
como orgullo pregonas,
sólo miro que coronas
al falso y al egoísta.

No te acuso ni desdoro
por lo que pasa por mí,
que acoso siempre fue así
la vanidad que deploro..

Con todo, siglo del oro
llamarte pienso que fuera
el título que dijera
lo que eres con verdad:
corrupción y vanidad
y el yo por sola bandera.

No miro el entro en que gime
la honradez ni el sacrificio;
miro vanidoso el vicio
que con oro se redime;
al poderoso que oprime,
y a la lisonja que medra,
a esos ídolos de piedra
que alza la intriga en sus hombros
¡Tal noche, tantos escombros
que tiembla el alma y se arredra¡

¿Dónde están los ideales
nobles que soñó el amor
y fueron gala y honor
en los castillos feudales?…
¿Dónde las castas vestales
guardadoras del hogar?…
¿Dónde el templo y el altar?…
Todo es duelo, todo lucha.
¿Quién la voz de Dios escucha
en este revuelto mar?…

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.