DESCREDITO INSTITUCIONAL ¿HACIA DONDE VAMOS?

El diez (10) del mes de marzo del año dos mil dieciocho (2018) el intelectual norteamericano Noam Chomsky estando en su nuevo hogar en Arizona concedió una entrevista al periódico El País de España. Sostiene que la “gente ya no cree en los hechos”, en la misma sostiene que el problema “No es populismo, es el descredito de las instituciones”. En ello fundamenta un breve análisis sobre las democracias occidentales donde “el exagerado cumulo de riquezas en manos del sector privado, ha generado un descredito desproporcionado en las instituciones por la desigualdad vergonzosa existente”.

Un análisis general de las formas actuales de gobierno nos lleva a pensar en la filosofía política griega cuando trata el tema de la Timocracia-forma de gobierno donde los únicos que participaban eran los ciudadanos con determinado capital económico, con la idea central de la búsqueda del honor como fundamento-analizado por Platón en su clásico “La República”, puede concluir que tenemos muchas semejanzas con los argumentos que utiliza el filosofo ateniense en cuanto a la corrupción de la forma de gobierno timocrático.

Precisamente el descredito de las instituciones está conduciendo la sociedad actual a sustituir las mismas por personas, que a la vista de muchos no responde a la características que deberían tener quienes ejercen el poder en cualquier ámbito institucional, es debido a ello que en las instituciones públicas cada día es más frecuente ver como un desconocido se alza con la dirección de instituciones que tradicionalmente estaba reservada a las elites sociales. Así se refleja la falta de confianza de la sociedad en las instituciones tradicionales.
A ello se debe que las mujeres marginadas hasta hace poco tiempo de los ámbitos de poder, hayan escalado a puestos gerenciales que antes estaban reservados a los hombres, pero también hombres que hasta hace poco estaban en el ostracismo llegan a formar parte esencial en los procesos de cambios que están experimentando las institucionales tradicionales. En ello se basa Chomsky para sostener que no es populismo lo que se está apoderando de los gobiernos, es el descredito de las instituciones tradicionales.

Figura carismáticas están llenando el escenario global en los puestos de poder-Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Lula Da Silva, Nicolás Maduro, Donald Trump, Jair Bolsonaro y un largo etc.-han alcanzado la dirección de la institución más tradicional-El Estado-solo por el avance exponencial del descredito de las instituciones y la desigualdad social en cuanto a las oportunidades de acceso a las riquezas.

Partiendo de esa realidad ¿Qué debemos hacer para recuperar la credibilidad en las instituciones? Es necesario abordar el problema ético que corroe los cimientos de la sociedad, el principal es la corrupción en las instituciones públicas y privadas-Estado y Empresas-que deben ser el punto de partida para un verdadero acceso de todos los miembros de la sociedad a los más elementales derechos fundamentales como salud, alimento, electricidad, agua potable, medio ambiente sano, tecnología, entre otros.

Solo recuperando la credibilidad en las instituciones podemos lograr que la sociedad no se incline a los gobernantes “populista”, pues ellos son solo un escape que buscan los ciudadanos antes la falta de alternativas razonables de instituciones con credibilidad. Debido a la falta de credibilidad y a la exagerada manipulación de los medios de comunicación-concentrados en unas pocas manos- a favor de los peores intereses, es que las sociedades están reaccionando sin analizar las consecuencias futuras de sus reacciones, dado que como dice Galeano “nos mean y los medios nos dicen que está lloviendo” .

Los lideres que están surgiendo son el resultado de ese descredito institucional, surgen como una esperanza que al final se convierte en una pesadilla, pero que por la falta de credibilidad en las instituciones era la única alternativa que la sociedad encontraba viable, ante la acumulación exagerada de poder y riquezas en unos pocos elegidos de la providencia.

 

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.