De la ficción a la realidad sobre los fondos de Pensiones


Con el respeto que merece el destacado economista y flamante hombre de negocios, Andrés Dauhajre hijo, mediante estas líneas damos respuestas a su artículo publicado el lunes 13 de abril de 2020 en el Periódico El Caribe.


Para refutar parte los argumentos esgrimidos por el señor Dauhajre, solo nos limitaremos a hacer dos (2) puntualizaciones, sobre las informaciones vertidas en su artículo.


Primero: Al leer las primeras líneas del artículo descrito en el párrafo anterior que establece que: “Nadie discute que el sistema de capitalización individual dominicano, con su bajísima tasa de cotización de 8% (8.4% luego de la Ley 13-20) sobre el salario, será incapaz de generar pensiones atractivas”.


De estas palabras del autor del artículo se advierte, que el sistema de pensiones que se establece a través de las AFP no es la panacea como lo hemos manifestado a través de los artículos publicados desde el mes de marzo sobre la FALACIA, ENGAÑO Y MENTIRA, que se oculta de tras del negocio de las AFP.


Estas palabras de este destacado economista, evidencia que, durante 17 años, nos han estafado, vendiendo el sueño de que cuando las personas se retiren a los 60 años, tendrán una pensión digna que les permitirá vivir su vejez con tranquilidad, lo cual es una BURDA MENTIRA.


Segundo: Cuando el señor Dauhajre establece que: “Las pensiones o tasas de reemplazo que se generarían representarían entre un 35% y un 40% del salario, si las AFPs logran generar una rentabilidad nominal promedio de 9% durante los 30 años en que recibirían, de manera consecutiva, los aportes de las empresas y los trabajadores”, le decimos que es materialmente imposible, que los trabajadores al cumplir 60 años, que es la edad de retiro establecido en el artículo No.45 de la Ley No.87-01, puedan obtener una pensión que represente entre un 35% a 40% del salario actual. Les decimos que esto no es posible, ya que tomando en consideración que un trabajador dure 30 años cotizando y gane RD$30,000.00 pesos que es una cantidad donde se ubica aproximadamente el 70% de los empleados públicos y privados, según palabras del señor Dauhajre, “El trabajador cotizante promedio, en consecuencia, tiene RD$300,038.62 en su cuenta de capitalización”.
Si duplicamos esta cantidad, siendo benevolentes, tomando en consideración que a esos cotizantes les faltara 10 y 15 años para la edad de retiro, el monto acumulado ascendería a la suma de RD$600,077.24, esto representa en diez (10) años, igual a (120 meses), una mensualidad de RD$5,000.64, para 16.67% del salario, en quince (15) años ,igual a (180 meses), una mensualidad de RD$3,333.76, para un 11.11% y en veinte (20), igual a (240 meses), años, una mensualidad de RD$1,136.52, para un 8.33%.


Vista esta realidad, no hay forma de que una persona que gane hasta un monto de RD$30,000.00 pesos mensuales, al llegar a la edad del retiro pueda tener una cantidad acumulada en los fondos de pensiones que le permita disfrutar de un 35% a 40% de su salario actual. ESTO ES UNA FABULA.


Estimados lectores, estas cifras son alarmantes, imagínense estos cálculos a salarios por debajo de RD$30,000.00, que es la cantidad que devenga aproximadamente el 60% de los empleados públicos y privados y creo me estoy quedando corto. Partiendo de esta triste realidad, les invito a que tomen el monto acumulado de sus pensiones y realicen los cálculos, programándolo a 10, 15 y 20 años y se sorprenderán de los funestos resultados.


Un dato final, para que el lector pueda apreciar con claridad meridiana que las AFP es una ESTAFA, manifestamos que cuando el trabajador llegue a los 60 años, que es la edad de retiro, según lo establece el artículo 54 de la Ley No.87-01 y se acoja a la modalidad de retiro programado, como lo establece el literal (a) del artículo in comento, el monto que tenga acumulado se dividirá entre la cantidad de meses en función de los años, diez (10 años, 120 meses), quince (15 años,180 meses) y veinte (20 años, 240 meses). Esto implica que el trabajador recibirá mensual el monto que resulte de esta operación, pero las AFP se quedaran con ese dinero haciendo negocio y al afiliado, aun después de cumplir la edad del retiro se le estará utilizando su dinero para obtener ganancia y de estas no recibirá ni un centavo.


Los gastos médicos y medicamentos que tendrá que cubrir el afiliado cuando se retire (ya que no tendrá seguro), el alto costo de la canasta familiar, no le permitirá a un trabajador ni siquiera subsistir, mucho menos pensar EN UNA VEJEZ DIGNA Y DE CALIDAD, después de haber trabajado durante prácticamente la mitad de su vida.


La realidad es que ese RETIRO DE CALIDAD, que ofrecen en su publicidad las AFP, es UN SUEÑO y dista mucho de lo que los ahorrantes aspiran al cumplir la edad de retiro a los sesenta (60) años. En ese sentido, para edificar a los lectores hacemos referencia de un comentario externado por el Premio Nobel de Economía en el año 2001, Joseph Stiglitz , quien, en el año 2018, al referirse a las AFP, planteo lo siguiente:
Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) son una “estafa”. “A pesar de que toda la sociedad está pagando este enorme costo, aquí el que gana, ciertamente es el sector financiero. Esto simplemente ha realzado el ingreso al sistema financiero (…) y esto es un juego de suma negativa. Es una enorme pérdida para la sociedad. Es muy importante alejarse del segundo pilar que se refiere al sector privado”.


Aprovecho la ocasión, para decirles a todas las personas que han tildado como SUICIDIO, la solicitud de los trabajadores de la entrega de 30% de los fondos acumulados en las AFP, que esta petición ha sido apoyada por diferentes sectores y acogida por algunos valientes legisladores, que lo que es un SUICIDIO, es exprimir a los trabajadores vendiéndole el sueño de que cuando se retiraren, lo harán con una pensión de calidad.


En este contexto, es entendible que desde algunos litorales algunas personas hayan tildado los reclamos de los afiliados de POPULISMO, esto tomando en cuenta sus intereses, hasta cierto punto es entendible, pero que estas declaraciones desafortunadas e insensatas provengan del Superintendente de Pensiones, Lic. Ramón Emilio Contreras, dejan mucho que desear sobre todo partiendo del hecho de que según la Ley No.87-01, conjuntamente con la Dirección de los Derechos de los Afiliados (DIDA), que no se ha pronunciado sobre este tema, son las instituciones del Estado que tienen que velar por los intereses y los derechos de los cotizantes. ESTO DA VERGÜENZA.


Lo que es POPULISMO, es una frase que viene del pueblo, que dice “El que está lleno, piensa que el otro comió”. Hay muchas personas que se oponen a este reclamo JUSTO y VÁLIDO de los trabajadores, pero ellos si tienen su vejez asegurada, la de sus hijos y la de sus nietos, etc.


En nombre de los cotizantes en las AFP, agradezco a todos los legisladores, comunicadores e instituciones de la sociedad civil, que se han hecho eco de este reclamo a través de las redes sociales y otros medios, acompañándonos en esta cruzada. A estas personas, les estaremos siempre agradecidas, por poner el oído en el corazón del pueblo.


Cierro citando al profesor Ricardo Nieves, cuando en un Twitter manifestó que: “La idea del pensamiento único y de las hipótesis fijas, están derrotados por los siglos. Sobre las APF si se puede discutir. Y mucho”.


Tomando en consideración, las sabias palabras del profesor Nieves, se colige que nadie tiene el monopolio de la verdad, pero en República Dominicana hay unas personas que se creen ungidas por el Altísimo o que son Dioses del Olimpo. A estas personas, les digo que los trabajadores despertaron. En ese sentido, parafraseando al destacado filósofo y sociólogo alemán, Jürgen Habermas, “se quitaron el velo de la ignorancia”.

¡Hasta el próximo artículo!

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.