DE BURUNDANGA, ZOMBI, BONOS Y LAS MADRES

En los últimos días se ha hecho viral-término utilizado en tecnología para referirse a las informaciones que gracias al internet y las redes sociales se difunde de manera masiva-el hecho de que varias personas han sido asaltadas gracias a una droga que la Policía Nacional denomina “Burundanga”. Según la institución policial varias personas han sido víctimas del uso de ésta sustancia por “desaprensivos”, la sustancias que es un alcaloide-sustancia orgánicas nitrogenadas mayormente de origen vegetal que causan efectos fisiológicos-altamente toxico que puede afectar a cualquier persona por inhalación, absorbida a través de la piel, causando inconsciencia, parálisis, estupor, aparente hipnosis y hasta la muerte.

La sustancia ha recibido varios nombres luego que se diera a conocer de sus existencia, en la República Dominicana y otros países del área se ha denominada “Burundanga” y drogas “Zombis”, este ultimo termino se utiliza para referirse a un “muerto viviente”, es un difundo que ha vuelto a la vida, pero carece de alma y voluntad propia. En sentido coloquial es un autómata, que hace las cosas de manera automática sin voluntad expresa.

Lo cierto es que nada más parecido a la realidad si lo comparamos con el letargo que tenemos los dominicanos frente a los acontecimientos que llenan nuestro diario vivir, parecería que hemos recibidos mediante algún “polvo del Sáhara”, “vientos del nordeste”, o una “vaguada tropical”, introducido por medio de nuestra piel, nariz, ojos y oídos, una fuerte dosis de “Burundanga”, que nos ha convertidos en seres inanimados, sin alma, autómata, que nos impiden ver, oler, sentir lo que esta sucediendo a nuestro alrededor, en fin somos una especie de zombis deambulando por las calles.

Lo anterior ha sido fruto de una reflexión de las informaciones que día a día manejamos a través de los medios de comunicación, pero consciente que esas informaciones solo son la punta del iceberg, dado el hecho de que las afectaciones más importante al patrimonio público, a nuestras finanzas personas, a los valores éticos, morales y constitucionales que deben regir una sociedad decente, no son conocidas por nosotros, ni por la mayoría de los ciudadanos, solo conocemos un mínimo que en ocasiones se escapa por el descontentos de algunos o por la valentía de otros.

Como podría justificarse que mientras se inauguran hospitales en distintas partes del país con los mismos equipos trasladados de un lugar a otro, la “Honorable” Cámara de Diputados de la República Dominicana distribuya según el diputado por la provincia de Santiago Víctor Suárez Díaz, trescientos mil pesos (RD$ 300,000.00) en bonos para cada diputados por el día de las madres. Siendo 190 diputados que actualmente tiene esa cámara del congreso, estamos hablando que cincuenta y siete millones de pesos (RD$ 57, 000,000.00) del erario público (nuestros impuestos) fueron distribuidos para que los “Honorables” diputados realicen sus actividades políticas del día de las madres.

Antes de que los diputados se repartieran 57 millones de pesos, se había denunciado que los “Honorables” miembros de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana-órgano que debe velar por el buen funcionamientos de los fondos públicos-se había repartido entre sus miembros 55 millones de pesos en bonos, además de cerca de setecientos mil pesos solo en pago de tarjetas de créditos y compra de cigarros finos, ello solo en el mes de diciembre del año 2017.

Mientras eso sucede ante nuestros ojos, seguimos creyendo que los administradores de la cosa pública son nuestros libertadores, porque inauguran escuelas con profesores mal pagados, hospitales sin equipos y sin personal, otorgan préstamos a campesinos con nuestro dinero, y aun así no reaccionamos ante tan viles desafueros ocurridos en nuestras caras. Más aun se escudan en algo tan sublime como es una madre, madre a la cuales ellos mismos le han negado lo más importante que debe tener un ser humano, su dignidad, el día de las madres reunirán un grupo de ellas, de las mas desdichadas y por un día le darán una limosna, la recordaran de nuevo el próximo año y el día de las elecciones.

No veo otra razón a la ausencia de reacciones ante estos “Honorables” congresistas y funcionarios, solo que nos han introducido por todo nuestro cuerpo “Burundanga” y nos hemos convertidos en “Zombis”.

Facebook Comments

Cual es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.