Así reflexionaba el pequeño gigante Napoleón Bonaparte, desterrado en la pequeña isla de Santa Elena, luego de haber caído debajo de la amenazante espada de Wellington en la